• AxM Team

Plan perfecto en un día sin plan

Actualizado: hace un día


¿Qué sueles hacer cuando te encuentras en medio sin planes? ¿Improvisas o eres de los que siempre tienen planes alternos? A mí me gusta la planeación, pero solo en lo general, para que no se pierda el sabor de ir sobre la marcha, así que empezaré diciéndote que estábamos de vuelta en el famoso Walmart mencionado anteriormente, sin un plan en concreto pero con muchos nuevos amigos y aunque había varias propuestas, coincidíamos que el Parque Fundidora merecía ser recorrido a conciencia, en mi caso porque mis visitas anteriores habían sido como “tour chino”, en los que conoces poco aunque te llevas muchas fotografías.

Naturaleza vs. tecnología

No había que perder más tiempo, como los demás no se decidían me separé y fui directamente al lugar que nos hospedaba, el ajetreo ameritaba otro baño y otro café, ambos para retomar energías pues aunque apenas era mediodía, el cuerpo ya sentía como si hubiera sido una jornada completa y para disfrutar ese café decidí aprovechar el buen clima que había en la ciudad para volar el drón en el paseo Santa Lucía y grabar desde la perspectiva que solamente tienen las aves, pues los aviones o helicópteros nos las regalan a grandes distancias. Y hablando de aves, jamás había pensado que una pequeña pudiera representar peligro para un drón pero así tal cual lo escuchas… a la distancia alcanzaba ver que se le acercaba un poco, pero tenía mis dudas de que tanto, por lo que decidí regresarlo conmigo y conforme venía pude observar que ese animalito se alejaban solo para acercarse con fuerza como tratando de intimidarlo y ya teniéndolo cerca pude percatarme que esos acercamientos que hacía a las hélices no rebasaban los 20 centímetros, cayendo en cuenta que eso pudo haber sido catastrófico para ambos; yo pude haber perdido el dispositivo en algún lugar del río y sin duda el ave habría fallecido. Mientras lo guardaba un señor de edad avanzada me explicó que ese era el comportamiento de una madre con su nido cerca y que sin duda, ella estaría dispuesta a morir con tal de mantener a sus críos a salvo.

Vestigios de historia

Después de esa aportación, el señor me preguntó de dónde visitaba la ciudad pues no reconocía mi acento, por lo que el tema de aves cambio hasta llegar a la historia del mismo Paseo Santa Lucía, pues el señor de unos 70 años me contó que tenía toda su vida habitando ese céntrico barrio, el cual había sufrido mucho cerca de medio siglo atrás, pasando de ser una concurrida colonia de trabajadores a casi el abandono total junto con otras zonas del centro, hasta que en los años 80 se dio un replanteamiento a partir de la Macro Plaza, junto con sus edificios emblemáticos como el Palacio de Gobierno Estatal, el Palacio Municipal, la Catedral Metropolitana

Posteriormente otros más recientes como la Biblioteca Central, el Museo Marco y el Museo de Historia Mexicana entre otros, siendo éste último uno de los dos puntos de partida para realizar el recorrido por el río (El otro está en Parque Fundidora), aquel que si bien hoy en día es un canal artificial hace siglos fue el origen de esta ciudad por sus ojos de agua como fuentes de abastecimiento, por lo que literalmente estaríamos parados sobre la historia misma y lo digo literalmente, pues éste señor me mostró el punto llamado Plaza Histórica de la batalla de Monterrey, sitio en que se había llevado a cabo uno de los fatídicos momentos de la ciudad, al enfrentarse con el ejército norteamericanos en el año de 1846 para defenderse de la invasión.

Parque Fundidora

Dejemos la historia atrás y regresemos al momento, después de despedirnos de nuestro nuevo mejor amigo guardamos el drón en la habitación pues en el Parque Fundidora sabíamos de antemano que no estaban autorizados, así que de inmediato caminamos al parque, literalmente estábamos a tan solo 200 metros de la entrada y una vez que ingresamos puedo decirles que intenté recorrerlo a detalle, descubriendo esculturas, zonas deportivas, áreas con juegos infantiles, murales, fuentes, el Salón de los Inmortales del Béisbol Mexicano (aún en proceso de construcción) y elementos decorativos que en su momento fueron parte activa de la producción de la compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey que operó por casi un siglo hasta 1986 y que hacen que este parque sea único en el mundo. Habiendo llegado a la fuente llamada “El Crisol” me di cuenta que me faltaba mucho por recorrer pues sus 142 hectáreas equivalen a casi 300 canchas de futbol soccer, ya había caminado bastante y aunque tenía tiempo algo debía hacer para avanzar más rápido y afortunadamente observamos que mucha gente usaba bicicletas similares entre sí, por lo que investigamos y llegamos al lugar donde las rentan.

Tip: Distribuidos en el parque existen varias estaciones para renta de bicicletas, tanto para adultos como para niños por lo que presentando únicamente identificación oficial por parte de los adultos puedes hacerte de una y disfrutar mejor el parque por un costo de MX$30 (US$1.5) por hora.

Recorrido en bicicleta

Pese a ser sábado no había mucha fila, así que saqué mi identificación oficial y en unos minutos ya estábamos listos para avanzar, por lo que ahora sí puedo asegurar que recorrí cada sitio aunque solamente por fuera, pues muchos de los inmuebles que alberga esta espacio requieren de más tiempo o buscar eventos específicos, pues entre ellos están el Papalote Museo del Niño, Cintermex, Archivo Histórico de Nuevo León, Centro de Exposiciones, Museo de Cera, Centro de las Artes, Cineteca, Auditorio City-Banamex, Pista de Hielo y el famoso Museo del Acero, mejor conocido como el Horno3, con su espectacular restaurante de nombre Lingote del cual te contaré próximamente, así avanzó el tiempo recorriendo los lugares antes mencionados junto con sus andadores, pequeños “parques” dentro del parque y siendo honesto, no podía estar ahí sin compartirlo al momento, por lo que hicimos éste Livestream acompañado por casi 1,000 personas que me lo hicieron más ameno.

El clásico regio

Mientras estaba en el parque contacté a una amiga a quien quería conocer y aunque en principio le había dicho que podía hasta el domingo, porque andaría en la sierra y regresaría agotado, uno siempre puede rectificar así que le dije que las cosas no habían sucedido conforme al plan y que me encontraba en ese momento disfrutando el parque fundidora con todas las ganas por vivir un clásico acompañado de carne asada y ambiente local; la opción perfecta era asistir al estadio, pero eso en Monterrey y de última hora es imposible, así que la segunda podría ser disfrutarlo en alguna casa con gente local donde me dicen que en esos días las familias se vuelven rivales… aunque un bar tampoco me parecía mala opción, pero como no sabría a dónde, me ponía en sus manos y fue así que me dijo -“no te preocupes, yo lo organizo”-, por lo que poco tiempo después me indicó la hora la y el lugar de la cita. El destino estaba en una zona que desconocía, pues para mí la ciudad terminaba al sur en un cerro tapizado de casas cruzando el río Santa Catarina, pero la ruta estaba trazada justo hacia allá, me sentía con sorpresa pero para mí tranquilidad ingresamos a un túnel que lo cruzó, literalmente llegando a otro mundo y no lo digo en sentido figurado, pues ahora estábamos en el municipio de San Pedro Garza García, parte de la zona metropolitana de Monterrey, el cual presenta el índice más alto de Producto Interno Bruto a nivel nacional y uno de los más altos en el de Desarrollo Humano, incluso hay quienes aseguran que si éste fuera un país sería una de las economías más poderosas del mundo (al menos eso dicen), en un minuto pasamos de una zona antigua y tradicional a una moderna y en desarrollo, llena de grandes edificios corporativos y de departamentos, así como de centros comerciales.

La cita era en un restaurante al interior del llamado Metropolitan Center y para no quemar rápido el chiste omitiré de momento el nombre del mismo, cuando ingresé me preguntaron si ya me esperaban, por lo que pensé en un lugar lleno, lo cual se fue desvaneciendo conforme avanzaba, aunque he de aceptar que eso pasó a segundo término cuando finalmente vi a mi amiga con su esposo, perfectamente instalados con bebidas exóticas; el partido y su ambiente pasaron a ser secundarios porque había poco ambiente futbolero, pero sobretodo porque se puso buena la plática y aunque es extraño conocer físicamente a alguien a quien has tratando por varios años, pero solo a través de redes sociales con el nombre de @WawaGzz, he de decir que la conversación fluyó y se fueron rápido varias horas, entre chistes, anécdotas y aventuras; confirmando que ella junto con Mario eran una pareja correcta, amable y agradable. El partido terminó pero no así las ganas de disfrutar otra bebida, por lo que nos movimos hacia la zona del bar, la cual tenía más ambiente pero sin duda el ruido no nos hubiera permitido tener esa cercanía y sobretodo la charla.

Finalmente, ya era tiempo suficiente para estar en un restaurante y me invitaron a salir por más fiesta, pero seguro recuerdas que anteriormente te había contado que mi día había iniciado de madrugada, así que me descarté del plan, pero previo a despedirse como todos unos buenos anfitriones me preguntaron si me había gustado la carne, a lo que les respondía que por supuesto, pero no pude evitar mi ironía y mi respuesta se complementó con un -“cada que tengo oportunidad, en la CDMX me doy una vuelta para comer carne ésta de Sonora”-, y con cara de sorpresa Wawa me dijo, -“¿Cómo que de Sonora?”-, volteando a ver a Mario con ojos de pistola, pero él se defendió como todo un caballero indicando únicamente que la instrucción había sido recibir a un buen amigo, llevarlo a cenar a un buen lugar de carne y él había cumplido, pero que si hubiera sabido todo el contexto el plan habría sido bastante diferente, pues entendería que las variables eran: Reunión + Carne de MONTERREY + Drinks, quedando claro que muchas conversaciones pueden ser idénticas en palabras pero diferentes en cuanto apreciación, pues seguro su plan habría sido algo como ir a ver el juego aunque fuera al estacionamiento del estadio u organizado una cena regia en casa con amigos.

En fin, no me puedo quejar pues al final lo importante del plan se cumplió, fue un día redondo y moría de sueño, por lo que deje que ellos se fueran de fiesta y yo a dormir, pues al día siguiente nos esperaba un día intenso entre desayuno típico, pueblo mágico, artesanía regional y más gastronomía, cosas que te contaré en la próxima.


Si te ha gustado esta publicación, un LIKE justo aquí abajo será bienvenido y nos encantará que lo compartas a más gente, para que se enamore más de México.

¿Quieres que te platiquemos de algún lugar que hayamos visitado hacernos algún comentario? Contáctanos a través de Contacto@AmorxMexico.mx

GRACIAS


#Turismo #Monterrey #NuevoLéon #Carne #Viajes

96 vistas