• AxM Team

7,000 kms de aventuras 2018 (Parte 1)


Dicen que menos es más, pero cuando se habla de viajes no sucede así, pues cada metro recorrido está lleno de aventuras y experiencias, así que hablando de viajes podríamos decir que vivimos un año intenso con más de 7,000 kilómetros.

INICIANDO NUESTRO ANDAR

Nunca he sido de llevar la cuenta de los viajes o el registro de ellos, más allá de las fotografías y los tan valiosos recuerdos, ambos motivos para seguir sonriendo y avanzando… pero el haber decidido escribir el blog me ha hecho cambiar muchas costumbres, por lo que haciendo uso de la tecnología decidí revisar mi ruta de 2018 cayendo en cuenta que visité 16 estados diferentes a la Ciudad de México donde resido (No todos distintos, pues hubo algunos que repetimos más de una vez) y ya entrado en detalles me puse a relacionarlos uno a uno, dándome cuenta que los que fueron vía terrestre sumaron más o menos 7,000 kms recorridos, cifra que para tener una mejor idea podríamos decir que equivaldría a ir en auto de San José (Costa Rica) a Vancouver (Canadá) o en Estados Unidos de San Francisco (California) a Miami y después hasta la ciudad de New York.

La idea es que esos viajes y experiencias te los vaya contando en cada publicación aquí en el blog, como complemento de los videos del canal de YouTube, de las fotografías en Instagram o de las publicaciones en Facebook y Twitter (redes sociales que puedes encontrar aquí en la página), por lo que te platicaremos de manera breve pero con buena información cada experiencia y aunque quizás debería hacerlo en orden alfabético, la mente funciona mejor en el cronológico, por lo que iniciaré por el estado que no solo fue el primero en ser nuestro objetivo, sino también el que más veces nos abrió las puertas:

QUERÉTARO

Por diversas cuestiones hubo cuatro oportunidades de visitar el estado de Querétaro, quizás uno de los más relevantes en la historia de México, pues fue sede de momentos como conspiraciones, planes y batallas relacionadas a la independencia o aquella donde se acaba con el imperialismo… aunque por el lado contrario, también uno desfavorable como la firma del tratado en el que se pierde la parte norte del territorio.

En estos viajes, visitamos y recorrimos el Cerro de las campanas, lugar donde se realiza el triple fusilamiento que da inicio a la Primera República Federal y que tuvo como peculiaridad que perdieran la vida un emperador, un presidente (ya no en funciones) y un general. Éste lugar en aquella época se encontraba en las afueras de la ciudad, pero hoy en día está inmerso en ella y forma parte de una zona universitaria, aunque éste se sigue conservando como sitio histórico dentro de un parque al que puedes visitar para conocer la historia a través de un pequeño museo y sorprenderte con unas curiosas piedras, mismas que le dan el nombre al cerro, pues por su composición hace que al ser golpeadas por algún objeto metálico éstas suenen como campanas, aunque desafortunadamente ya solo quedan unas pocas, pues durante años malos turistas y gente ociosa las fueron extrayendo.

También caminamos el centro de la ciudad de noche, descubriendo que su vida es bastante alegre, pues además de las plaza públicas y andadores perfectamente iluminados, que con sus adoquines de cantera rosa nos pudieran hacer creer que deambulamos por alguna ciudad colonial un par de siglos atrás, también hay muchos negocios que pueden hacer que el turista realmente se sienta cómodo y con ganas de volver o nunca irse, pues hay restaurantes, cafeterías, bares, hoteles, terrazas, música, espectáculos culturales, foros artísticos, etc…. Y por cierto, hasta de un lugar con rock en vivo disfrutamos.

Y en otras ocasiones más nos adentramos en la Sierra Gorda, en Tequisquiapan y visitamos un festival en un viñedo de la zona, aunque no profundizaremos en ellas pues ya hay evidencia tanto en el blog como en las distintas redes sociales… pero como te consentimos, te dejaremos varios links al final de este blog.

MORELOS

Solamente fuimos una vez, y no es porque no nos guste, sino porque muchas veces cuando sabes que tienes algo cerca, cometemos el error de dejarlo para después hasta que pasa el tiempo y te das cuenta que ese después no llegó.

El estado aunque es pequeño en tamaño, solamente por encima de Tlaxcala y CDMX, no lo es cuanto a riqueza cultural y natural, pues en épocas prehispánicas fue refugio del Huey Tlatoani llamado Moctezuma Ilhuicamina, quien en él creó lo que fuera el primer jardín botánico por su gran clima y medio ambiente, lo cual con el tiempo le valió de tal fama que gente acaudalada tuviera sus mansiones de descanso, tal fue el caso del emperador Maximiliano de Habsburgo junto con su esposa Carlota, quienes en lo que fuera la residencia de un exitoso minero tuvieron su finca de verano, a la que se le conoce como Jardín Borda y hoy en día es un espacio público que debes visitar, buscando adentrarte en el lugar e imaginar las cientos de historias que ahí se habrán escrito y que seguramente jamás sabremos. Lo que sí, es que el lugar invita al romance y a sentir que uno camina entre sus frondosos árboles y pequeños lagos, elegantemente vestido y tomado del brazo de una dama que va cubriéndose del sol con una sombrilla.

Este jardín fue uno de los sitios a los que le dedicamos tiempo, además de caminar las calles y plazas públicas del centro, con un helado en mano para el día y un café para la noche, pudimos apreciar el casi recientemente renovado centro histórico con su remozada Plaza de Armas o el mal llamado zócalo, su asta bandera, el colorido letrero de los sitios que además de indicar dónde estás, te invita a tomar la clásica fotografía… Después avanzamos hacia la plaza llamada Jardín Juárez, la cual tiene uno de los Kiosco más hermosos que tiene México y que muy poca gente sabe, pero fue diseñado por el arquitecto Gustave Eiffel y traído de Inglaterra a finales del siglo XIX.

Sin duda éste es un destino obligado, pues se encuentra ubicado en el centro del país y viniendo de la CDMX, es un paso obligado para ir a Acapulco.

MICHOACÁN

Dos veces solamente pudimos ir a nuestra tierra, una de ellas a la ciudad capital que aunque actualmente se llama Morelia, durante casi 300 años recibió el nombre de Valladolid; sin embargo, posterior a la Independencia ganada por México, éste cambió en honor a José María Morelos quien naciera en esa tierra.

Ésta ciudad como muy pocas del país, permiten respirar como si uno estuviera caminando en el siglo XVI, con sus calles de adoquín e innumerables edificios con fachadas de canteras rosa, piedra que le da un distintivo especial a su majestuosa catedral y acueducto, razón por la que su centro histórico fuera declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Este lugar es tan agradable para caminarlo, pues en el centro de día puedes encontrar muchos museos, templos, palacetes y plazas que visitar, como actividades para mantenerte ocupado, como el museo regional o el del dulce, en uno aprendiendo de historia y en el otro disfrutando de dulces típicos. Por la noche la vida no cesa, pues bajo los portales podrás encontrar cafés con románticos balcones y vistas hacia las perfectamente iluminadas fachadas, como bares con más acción o aventurándote entre sus calles, también algunas opciones menos conocidas, pero con el mismo encanto, como pueden ser en los espacios al aire libre que se encuentran en el Jardín de las Rosas, a tan solo un par de cuadras de la Plaza de Armas.

Por otro lado, también visitamos la ciudad de Zamora de Hidalgo, que se encuentra a dos horas de la ciudad capital con rumbo a Guadalajara, sin quedarse corta en cuanto a cultura, historia y gastronomía, pues después de Uruapan, es la tercera con mayor población en el estado. Asentada en el valle fértil que le ha dado parte de la fuerza económica, prácticamente basada en el cultivo de frutos como la frambuesa, el arándano y por supuesto la fresa.

En esta ciudad también puedes disfrutar del centro, con sus calles custodiadas por inmuebles de diferentes épocas, aunque muchas de ellas aún se conservan como en los siglos XIX y XX, y sin demeritar aquellas que fueron parte de la influencia de la época del “Porfiriato”, época en la que se presentó un auge en la ciudad y de la cual se desprenden edificaciones con arquitectura de tipo neorománico, neoclásico o neogótico, como el de la anteriormente llamada “Catedral Inconclusa”, la cual hoy en día ni es catedral, ni permanece inconclusa; por lo que fue rebautizada como el Santuario Guadalupano, después de que se logró acabar tras más de 100 años de la colocación de su primera piedra.

Vale la pena caminar su Plaza de Armas con sus áreas jardinadas y bancas que invitan a disfrutar una tradicional nieve o fruta con limón, sal y chile, muy al estilo michoacano… después visitar la Catedral que no por ser más pequeña que el templo antes citado pasa desapercibida, intérnate en ella y observa sus remates y retablos. Después camina hacia el mercado Morelos para perderte en el azúcar de los dulces típicos, como las cocadas, gaznates y los famosos chongos zamoranos entre otros.

Si te ha gustado esta publicación, un LIKE justo aquí abajo será bienvenido y nos encantará que la compartas para que más gente se enamore de México.

¿Quieres que platiquemos de algún lugar o hacernos algún comentario?

Contáctanos a través de contacto@amorxmexico.mx

GRACIAS

Links de interés

Querétaro

Morelos

Michoacán

#Artesanías #Barrios #Viajes #Morelia #Za #Zamora #Mercado #Calles #Fachadas #Templos #Historia #Jardines